LAS PREGUNTAS AFECTAN LA RELACION CON TUS HIJOS

       
“Si No Preguntas, No Sabes Lo Que Quieres Saber”

¿Te has dado cuenta que cuando le hablas a tus hijos, siempre les das órdenes?

Por ejemplo: “Hijo, recuerda que tienes que sacar la basura” “NO se te olvides hacer la tarea” y “Te dije que así no se hace”.

Mira lo que pasa cuando les das órdenes a tus hijos, a veces te contestan de la siguiente manera: “Mama, ya me lo dijiste”, “Mama, ¿Otra ves?” y “Papa, son 5 veces que me lo has dicho”.

El problema es que no solo se los dices una vez, sino varias veces y sin darte cuenta, poco a poco a través de los años vas enfadando a tus hijos. Y los enfadas por darles órdenes todo el tiempo. Esto afecta la relación con tus hijos poco a poco.

¿Recuerdas cuando tú tenías 15 o 16 años de edad? “A ti también tus padres te decían las cosas y no te gustaba”. A mí me pasaba lo mismo, “Mi mama siempre me repetía las cosas y no me gustaba”

¿Entonces porque tú les dices y les das órdenes a tus hijos, si a ti no te gustaba”

La razón es que quieres asegúrate que hagan las cosas, pero el problema es que ellos sienten que siempre estas detrás de ellos y los abrumas. ¿Imagínate como se sienten después de un tiempo?

Si continúas diciéndoles las cosas a tus hijos, el siguiente problema existe, “no les enseñas a contestar preguntas” y en un futuro no van a querer compartir sus cosas personales contigo.

Ahora te comparto mi secreto, mi secreto de como evité decirles las cosas a mis hijos y es el siguiente: ¡Siempre les hablé y les sigo hablando con preguntas!

Pregúntate, ¿Por qué es importante esta manera de comunicación?

Es importante porque estas tratando de venderles una idea o de que hagan alguna tarea. Es igual que un vendedor profesional, el aprende a vender el producto o servicio al cliente, haciéndole preguntas. “Las ventas se hacen preguntando y no halando”

Y mi recomendación es que tú también hagas los mismo, empieza a hablarles con peguntas y de darás cuenta como cambiara la relación con tus hijos.

Te doy unos ejemplos de cómo aplicarlo:

Kostas, ¿Cuándo vas a empezar a hacer tu tarea?
Triana, ¿Quién va a tender la cama, tu o yo?
Triana, Papa, ¿Me puedes comprar un helado? Le preguntas, ¿Ya hiciste tu tarea?
Kostas, ¿Recuerdas a qué hora tenemos que salir de casa para ir a la fiesta?

Si no incorporas esta manera de comunicarte con tus hijos, corres el peligro de que no compartan sus pensamientos, a sus amigos y sus sueños contigo, en el futuro.

Te comparto lo siguiente: “El hablarle con preguntas a mis hijos, fue y ha sido la parte más importante de cómo comunicarme con ellos y ha hecho posible que tenga la relación que tengo hoy en día con ellos”

Finalmente te recuerdo, si quieres mejorar la relación con tus hijos, empieza hablar con ellos por medio de preguntas.

0 comentarios:

Publicar un comentario