LA FALTA DE PACIENCIA CON TUS HIJOS


“La Disciplina Empieza Desde Que Nacen”

¿Sabes que el no tener paciencia, te está alejando de tus hijos?

Kostas mi hijo me compartió cuando tenía 8 años lo siguiente, “papa, la mamá de Griffin le aventó un sartén y por suerte no le pegó” Kostas por supuesto quedó impresionado.

Pero a la vez, Kostas se daba cuenta de cómo su mama y su papa lo tratábamos, en comparación como otros padres trataban a sus amigos.

Paciencia, es definido como, “Tranquilidad de esperar”

Entonces, el esperar nos ayuda a no reaccionar con lo que hacen o dicen nuestros hijos en el instante. Esta es la clave, “No reaccionar en el instante”. Saber esperar el momento adecuado para hablar con tus hijos sobre los que hicieron, es una virtud muy importante.

Piensa si es una buena idea hablar con ellos en el instante.

Un día, entre a un supermercado en Puerto Vallarta. Al entrar a un pasillo vi a una madre que le estaba pegando a su hijo de 4 años en frente de todo mundo. ¿Imagínate como se sintió ese niño y el dañó que le hizo? 

Tus hijos van hacer, lo que van hacer en cualquier momento y esto puede ser en forma de una sorpresa, lo importante no es lo que hacen, sino “Como reaccionas a lo que hacen”.

Cuando reaccionas es peor que lo que tus hijos hacen. Y poco a poco vas dañando la relación con ellos, así que trata de evitar reaccionar y se necesita paciencia.

Al reaccionar puedes reaccionar, gritándoles, pegándoles, diciéndoles malas palabras, o les puedes aventar algo, como la mama del amiguito de Kostas. Reaccionar de esta manera, no te ayuda con la relación con tus hijos.

Te comparto tres cosas muy importantes que hacia cuando mis hijos hacían algo que no deberían hacer, y son las siguientes:

1.    No reaccionaba a lo que hacían en ese momento y les hacia una pregunta
2.    Esperaba el momento adecuado para hablar con ellos, y les recordaba lo que habían hecho. Y empezaba con una pregunta.
3.    Siempre que necesitaba hablar con ellos, trataba de hacerlo fuera de casa como en un restaurante, cafetería, en el carro o sea un lugar neutral.

Te doy un ejemplo: cuando Kostas hacía algo, le hacía una pregunta para que dejara de hacerlo. ¿Kostas, crees que debes de estar haciendo eso? El dejaba de hacerlo porque se daba cuenta que no debía hacerlo. Si seguía haciéndolo, yo ya no le decía nada y esperaba.

Unos 3 a 5 días después cuando me pedía algo,  en ese momento les hacia una pregunta importante:

Kostas, ¿Hace tres día me ayudaste a sacar la basura?

Si él no contestaba y se quedaba pensando, entonces yo le preguntaba,
¿Cómo quieres que te compre lo que me estas pidiendo, si tu no haces tú parte?
Con esta pregunta, era un “Asunto finalizado”.

Recuerda, si empiezas cuando tus hijos están pequeños, reaccionar nunca será un problema. Y nunca es tarde para empezar.

Te invitamos gratis a nuestro webinar:

“Los 10 Errores Que Cometen Los Padres Con Sus Hijos”

Inscríbete gratis, copea el link en tu browser:




1 comentario: