TU HIJO, EL CELULAR Y LA MESA


Tu Hijo Lo Hace Porque Puede”

¿Te ha pasado lo siguiente con el celular de tu hijo?

Recientemente estuve en Paraguay y una pareja me invitó a almorzar a un restaurante exclusivo de la ciudad. Era un domingo, y se hizo la reservación a las 12 del día.

El restaurante era de película, los muebles, las fotos de los caballos color blanco y negro, los adornos y el aura del restaurante, no podía ser mejor. Era temprano y no había nadie en el restaurante, solo éramos nosotros y el hijo de 10 años.

Esta pareja querían conversar conmigo acerca de su negocio porque necesitaban ayuda en crecerlo. Seleccionamos una esquina del restaurante porque la vista era magnifica.

Por fin nos sentamos en la mesa, vimos el menú y nos tomaron la orden. Inmediatamente ocurrió, el hijo sacó el celular para jugar un juego, el sonido estaba alto e interrumpió la conversación.

¿Qué hubieras hecho tú ante este comportamiento?

Pasaron 5 minutos, la madre esperando que el hijo dejara de jugar, no hizo nada inmediatamente. Por fin le llamó la atención al hijo enfrente del su esposo y de mí.

El hijo le contestó a su madre, “Ya casi se termina el juego”

La madre por fin se levantó, y también levantó al hijo y se lo llevó a que se sentara en un sofá que había al lado. Y seguimos conversando.

La conversación que tuve con la madre:

Por whatsapp la madre me compartió que el audio CD que hice llamado, “Mentor Para Tus Hijos” le abrió los ojos, la hizo pensar con el trato que les daba a sus hijos.

Empecé compartiendo lo que había yo notado ese domingo que me habían invitado a almorzar. Le compartí que a mi también me pasó lo mismo con mis hijos y en lugares públicos y me sentía avergonzado.

Te comparto el secreto:

Un día Kostas mi hijo, empezó a retarme en un restaurante y la gente empezó a mirarnos. Sin pensar mucho me levanté, y a la vez calmadamente levanté a Kostas y lo llevé afuera del restaurante.

Le pregunté, ¿Kostas, crees que es bueno o malo que me retes y grites en un restaurante? Me quedé callado, me le quedé viéndolo en sus ojos hasta que me contestara.

Me contestó, “No papa”

Le dije, “Kostas, te hice esta pregunta para que aprendas y recuerdes lo que está bien hacer y lo que está mal hacer”

“No se te olvide que te quiero. Vamos a disfrutar de nuestra comida”

Recuerda, no es lo que nuestros hijos hacen, es como reaccionamos a lo que hacen que los daña.


1 comentario:

  1. Es verdad Greco. Es nuestra reaccion a su comportamiento lo que hace esa diferencia.
    Cuando mis hijos eran chicos y me hacian quedar mal en publico yo los amenazaba y repetia *Te dije que NO puedes hacer eso!! O *No te vuelvo traer conmigo!! A lo cual me arrepiento bastante..

    ResponderEliminar