EL ENOJO, LA RABIA Y BERRINCHES EXPLOSIVOS DE TUS HIJOS



¿Te Gustaría Cómo Responder a Tu Hijo Cuando Se Comporta Mal?

Cuándo tu hijo hace berrinches, ¿Te desesperas y no sabes qué hacer?

Todos nos enojamos de vez en cuando, sea un niño o cualquier adulto. El enojo es una emoción que puede ocurrir de repréndete, sea moderado o una rabia.

Cuando un niño se enoja o hace un berrinche nos hace sentir incómodos. Podemos tratar esa situación de 3 maneras:

    1.    Tratar de apaciguar a nuestro hijo
    2.    Rendirnos a sus demandas
    3.    O evitar ciertas situaciones para que su enojo desaparezca.

“Cuando esto ocurre, en resumen, nos enojamos con su enojo”

Para ayudar a tu hijo, es darle las herramientas para que comprendan su enojo y cómo tratarlo de una manera adecuada y razonable.

"No puedes esperar que alguien controle sus emociones, solo puedes pedirles que controlen su comportamiento".


COMO RESPONDER AL ENOJO DE TU HIJO:

Te comparto 6 consejos que te pueden ayudar:

    1.    No trates de controlar las emociones de tu hijo: no puedes controlar las emociones, nuestras emociones son normales, todos las tenemos. Pero lo que puedes hacer es que tu hijo controle su comportamiento.

    No te preguntes "¿Cómo evito que mi hijo se enoje?" En cambio, pregúntate "¿Cómo hago para que mi hijo se comporte adecuadamente cuando se enoja?"

    2.    Intenta controlar tus propias emociones: el enojo de tu hijo manipulará tus emociones. ¿Cómo puedes manejar tus emociones cuando tu hijo se enoja? El enojo de tu hijo puede presionar a que resalten tus emociones.

“No es lo que tu hijo hace, es como tu respondes a lo que hace” y esto hace más daño a tu hijo, pero más a ti. Cuando tu hijo hace un berrinche, respira, retrocede y piensa mentalmente. NO reacciones, y lo mejor que puedes hacer es preguntarle calmadamente, ¿Hijo, que te pasa? No es fácil, pero requiere disciplina y práctica.

    3.    No hagas peor la situación: Asegúrate de que tu reacción, no intensifiquen la situación. No discutas en ese momento, dale a tu hijo algo de espacio y deja que se calme.

Depende de lo que haga y si merece una consecuencia, espera que pase la tormenta. El momento de decir ¡Eso es una falta de respeto! No es en ese momento. Habla con el cuándo este tranquilo

    4.    Ayuda a tu hijo a que reconozca cuando su enojo empieza: hay signos físicos de enojo con los que tu hijo puede comenzar a entender: apretar el estómago, sentir tensión, sentirse enrojecido, apretar los dientes.

Si tu hijo puede notar estas señales desde el principio, él puede evitar que el enojo se convierta en rabia. Un poco de prevención, puede prevenir en que se convierta más difícil de manejar.

    5.     Habla con tu hijo sobre el incidente: yo hablaba del incidente con mis hijos cuando estaban tranquilos. Muchos niños experimentarán o expresarán un verdadero remordimiento después de una crisis emocional. Porque el hijo siempre puede arrepentirse y pedirte perdón.

Si tu hijo está dispuesto a hablar y está dispuesto a aprender habilidades de manejo del enojo, puedes ayudarle. Hazles preguntas, ¿Qué sucedió antes de que te enojaras? ¿Qué estabas sintiendo? (sobre la frustración, desilusión, miedo, ansiedad).

    6.    Recuerda que la emoción es diferente del comportamiento: el problema no es el enojo, es el comportamiento que sigue.

Puedes validar las emociones de tu hijo mientras abordas el comportamiento que le preocupa. Puedes decirle esto a tu hijo:

"Entiendo que estabas enojado cuando dije que no podías ir a la casa de tu amigo. A veces, habrá reglas o límites que te pueden frustrar, pero romper las cosas no cambiará esa regla o límite y solo terminará en una consecuencia por ese comportamiento”. Luego, ayuda a tu hijo a identificar formas más positivas en que pueda expresar sus emociones.

La adolescencia es conocida como un momento de mayor irritabilidad para los niños. Esta no es una excusa para el comportamiento negativo, pero puede explicar por qué las "pequeñas cosas" parecen más irritantes en diferentes momentos.



1 comentario: