ENSEÑA A TU HIJO A SER RESPONSABLE: 7 CONSEJOS PARA COMENZAR


¿Sabes Por qué Tu Hijo No Hace Lo Que Debe Hacer?

Si no sabes porque tus hijos no hacen sus responsabilidades, es porque no es algo innato en ellos y por eso no lo hacen. Así que tú les debes enseñar y los debes entrenar para que lo puedan aprender. 

Te voy a compartir 7 técnicas simples que nosotros aplicamos que nos ayudó a entrenar a nuestros hijos. “La clave es que seas consistente y no te desvíes emocionalmente”.

No Es Un Misterio

Los niños no nacen con responsabilidades y todo lo que hacen es por instinto. Lloran cuando tienen hambre o quieren algo, y van al baño cuando tienen que ir. Esto no es una responsabilidad, es todo por instinto, o sea, es causa y efecto.

Debes de entender que las responsabilidades no son divertidas para un niño. Le consumen mucho tiempo y son aburridas y por eso prefieren jugar. Jugar es más emocionante y lo aburrido no les gusta.

Cuando les dices, "Limpia tu habitación. Tiende tu cama. Guarda tus libros. Haz tu tarea". No les gusta y aparte se lo estás diciendo o sea es una comanda y no es efectiva.

“Necesitas entrenar a tu hijo para que sea responsable, de sus responsabilidades”.
Si entiendes esto, será fácil entrenarlo.

Nuestro lema con nuestros hijos fue el siguiente, “Si ustedes hacen su parte (responsabilidades), nosotros haremos nuestra parte”. “Si ustedes no hacen su parte, no nos pidan nada”.

Te comparto los 7 consejos que te ayudaran a enseñarles a tus hijos la responsabilidad para que sean adultos funcionales e independientes.

    1.    No debes forzar la responsabilidad: la responsabilidad se debe enseñar poco a poco. Debe existir reglas de casa que los niños deben aprender y enseñarles, que no abra recompensa si no cumplen con ellas.

Los padres saben lo suficiente para decirles a sus hijos que se laven y se vistan, que vayan a la escuela o que limpien su habitación.

La falla está en que a los padres se les olvida en promover que sean hijos responsables.

Cuándo tu hijo no se lava los dientes, no va a la escuela, o no limpia su habitación, ¿cómo reaccionas?, ¿Te frustras y reaccionas mal?

La responsabilidad tiene que ser impuesta. Cuando tus hijos no cumplen con sus responsabilidades, tú como padre debes recordarles la consecuencia cuando no cumplen con ellas.

Ese acto de rendir cuentas promueve la voluntad de cumplir con las responsabilidades la próxima vez. Si no aplicas una consecuencia por no hacer lo que deben hacer, esto solo promueve una mayor irresponsabilidad.

Una vez más, el niño aprende que sus excusas, mentiras y justificaciones, solo trabajan en contra de él, por evitar la responsabilidad y es debido a su comportamiento. Si no hay consecuencias, los niños aprenden que las cosas no tienen que ganarse. “Es una mala lección para aprender que les afecta toda sus vida”.

“Es vital enseñarle a los niños a ser responsables”

    2.    Comienza temprano: entre más temprano comienzas a enseñar a que tu hijo se responsabilice de sus tareas, mejor lo es. Por ejemplo, haz que su niño recoja sus juguetes antes de irse a la cama.

Si no lo quiere hacer, siéntate en el piso y recógelos con él, pero no lo hagas por él. Incluso si tú le dices, "Haré uno, tú harás uno", así aprende a hacerse cargo de sus responsabilidades.

También creo que deberías darles a tus hijos un reloj de alarma a una temprana edad. Esto les ayuda a aprender la responsabilidad de ajustar el reloj por la noche y luego levantarse y apagarlo. Lo que estás haciendo es enseñarles desde una temprana edad que son un individuo y que tienen sus propias responsabilidades individuales.

Identifica la responsabilidad y usa un lenguaje responsable cuando tu hijo complete una tarea, y puedes decirle:

"Gracias por cumplir con tu responsabilidad". "Hijo, es tu responsabilidad hacerlo y me gusta como lo hiciste". ¿Sabes porque te estoy recompensando?, porque cumpliste con tu responsabilidad".

En otras palabras, cuanto más lo identifique, más consciente se volverá tu hijo. Creo que es importante para ellos entender que se les recompensa por cumplir con su responsabilidad, y no por ser lindos, o amables.

Entre más rápido asocie la recompensa con la responsabilidad, más claramente se asociará en la mente de tu hijo.

    3.    Establece el ejemplo: es importante cumplir con tus propias responsabilidades para que tus hijos se den cuenta. Desde que ellos estén pequeños, es importante que menciones que tu trabajo, los que aceres  de casa y el cuidado de ellos son la responsabilidad de sus papas.

Así que puedes decir: “Ir a trabajar es mi responsabilidad para ganar dinero para poder vivir dignamente” “Ir a la escuela es como un trabajo y es la responsabilidad de los hijos ir a la escuela”. “Ser responsables en nuestras vidas es importante”.

La idea es mostrar un comportamiento correcto en la familia. Sé un ejemplo. Como padre, cuando le dices a tu hijo que vas a hacer algo, es tu responsabilidad hacerlo. Por lo tanto, no hagas promesas que no puedas cumplir.

    4.    Enseña y entrena a tus hijos a ser responsables: creo que es importante sentarte y explicarle a tus hijos lo que significa la responsabilidad.

Explícales que las responsabilidades son como compromisos o promesas: son las cosas que debemos hacer, las cosas que son nuestro trabajo y las cosas en las que estás involucrado, donde otras personas dependen de ti.

Hijo, “Así que si juegas con tus juguetes, es tu responsabilidad guardarlos”. "Si te preparas un sándwich, es tu responsabilidad colocar los platos en el lavaplatos".

Entrena a tu hijo para que cumpla con sus responsabilidades. La responsabilidad no es innata en un hijo y por eso debe ser entrenado, como un jugador es entrenado por el técnico del equipo. Y entre más temprano empieces, más fácil es.

    5.    La importancia de utilizar consecuencias y recompensas: cuando un niño no tiene consecuencias, no obedecerá, así que la responsabilidad debe ser asociada con una recompensa.

Enséñales a tus hijos que si hacen sus responsabilidades, ellos serán recompensados y diles que es como tu trabajo. Por ejemplo, “si tú haces tu trabajo bien, te pagan y si no, no te pagan”.

Diles cuáles son sus responsabilidades, como tareas de la escuela, mantener su habitación limpia, lavar el auto, y sacar la basura. Pero también diles cuales será la consecuencia si no hacen o terminan sus responsabilidades.

Las consecuencias deben ser efectivas si no, no las tomarán en serio. Por ejemplo quitarles el celular, no dejar ver televisión, y no ir a una fiesta.

El secreto de las recompensas, es dárselas cuando no se lo esperan. Si te han estado pidiendo algo y no se los has dado, puedes comprarlo y dárselos cuando no lo esperan y les dices, “Por haber hecho tus responsabilidades te compre esto”. Sorpréndelos.

    6.    Dile a tus hijos lo que harás de manera diferente: cuando sientas que no has tratado a tus hijos bien, que no les has hablado correctamente o no les has cumplido, debes sentarte con ellos y declararles que harás cambios.

Hazlo individualmente, no hables con ellos en casa, sino en una cafetería ya que es más efectivo. Por ejemplo puedes decirles lo siguiente:

“Me quiero disculpar por no haber cumplido con lo que me pediste”
“No he sido responsable contigo, te pido perdón porque sé que ser responsable es importante”, “Las personas que no cumplen con sus responsabilidades no tienen éxito”.

    7.    Nunca es demasiado tarde para hacer cambios: por supuesto que si enseñas a tus hijos a cumplir responsabilidades a una temprana edad, será más fácil. Los niños no aprenden solos a cumplir sus responsabilidades, sino que lo aprenden cuando los padres estén listos para enseñarles.

    La responsabilidad les da la mejor oportunidad de evitar problemas de la vida y los hace más capaces de lidiar con los problemas que surgen en sus vidas a través del tiempo.

De niño te dicen: “No hiciste tu cama. No terminaste tu tarea”
De adulto te dicen: ¿Por qué estas conduciendo tan rápido?

Tú debes de entrenar a tu hijo a ser responsable y no esperar a que actúe a ser responsable. A medida que crezcan, comprenderán bien la relación entre las responsabilidades, la responsabilidad y las recompensas

Recuerda, nunca es tarde para que aprendan a ser responsables y es parte de la maduración y es un componente muy necesario para aprender a funcionar en un mundo cada vez más complejo y exigente.


0 comentarios:

Publicar un comentario