CÓMO DAR CASTIGOS QUE FUNCIONEN, AUNQUE A TUS HIJOS NO LES IMPORTE

“Todo Lo Que Hacemos Mal Tiene Consecuencias”

Si eres un padre, es seguro que hayas dado consecuencias a tus hijos, Pero, ¿Te han funcionado? Te comparto 10 consejos que te pueden ayudar:

   1.    Utiliza consecuencias que tengan significado: si das una consecuencia en el momento que tu hijo hizo algo, no será efectivo. Si lo haces, te puedes arrepentir por ser demasiado duro.

Te aconsejo que escribas una lista de consecuencias apropiadas. Toma en cuenta que esas consecuencias sean desagradables para que tu hijo se sienta incómodo y entienda la importancia de lo que hizo.

También es importante pensar en lo que va aprender tu hijo de esa lección. Por ejemplo, digamos que le  pego a su hermana menor y quieres que aprenda a manejar sus sentimientos.

Creo que una consecuencia efectiva podría ser que perdería el uso de su teléfono celular hasta que no maldiga y no sea grosero con su hermana durante 24 horas.

    2.    No intentes apelar a sus emociones con discursos: referente al previo ejemplo, recuerda tu trabajo no es lograr que tu hijo ame a su hermana o apelar a sus emociones con un discurso porque todo lo que escuchará es: "Tu hermana te admira, bla, bla, bla".

Tu trabajo es tomar su teléfono y decir:

“Hoye hijo, ya sabes que siempre nos hablamos con respeto en esta casa. Y si no puedes hacer eso, entonces no puedes usar el teléfono. Te devolveremos el teléfono en 24 horas, si eres amble con tu familia.

    3.    Establece consecuencias claras: Cuando das una consecuencia, cuanto más simple y claro, mejor. No quieres confundirlo con discursos largos, sino exponer muy claramente sus consecuencias al comportamiento inapropiado de tu hijo.

Quieres compartirle lo que le sucederá si sigue haciendo lo mismo. Le puedes decir:

"Si hablas desagradablemente con tu hermana, esto es lo que sucederá a partir de ahora".

Siempre trata de hablar con el cuándo no se lo espere y haya un momento tranquilo y con suficiente tiempo; no quieres estar apurado cuando hables con él.

    4.    Ten conversaciones que ayuden a resolver el problema: Creo que es de vital 
importancia mantener comunicación con tu hijo para resolver problemas después de que haya ocurrido un incidente. Cuando las cosas estén bien, puedes decirle:

“Si te frustras con tu hermana en el futuro, ¿qué puedes hacer de manera diferente, aparte de insultarla? “Hagamos una lista”.
Puedes ayudar a generar algunas ideas diciendo:

“En lugar de insultar a tu hermana, ¿qué tal si vas a tu habitación y escuchas música durante unos minutos? ¿Podrías hacer eso?"

Te recomiendo que hables con preguntas con tus hijos, así no sienten que los estas atacando. Aparte lo hacen pensar y le puede ayudar a encontrar soluciones a sus problemas.

Míralo de esta manera: todos nos sentimos frustrados, todos nos enojamos y todos nos ponemos ansiosos. Pero todos tienen que aprender a lidiar con esos sentimientos de manera apropiada. Y una conversación para resolver problemas es la forma más efectiva de hablar con su hijo sobre el cambio.

    5.    No te enganches con una discusión sobre cualquier consecuencia: No discutas por todo con tu hijo. Comprende que él quiere que te enojes para poder discutir contigo.

Tu hijo quiere mostrarte que no le duele la consecuencia que le has dado. Créeme, que es molesto y frustrante como padre cuando tus hijos tratarán de hacerte enojar diciendo: “No me importa”. Pero no te dejes atrapar. Sólo dile:

"Está bien, es una lástima que no te importe. Eso significa que sucederá con más frecuencia”.
En ese momento ve a hacer otra cosa.

    6.    No castigues a tu hijo con periodos de tiempo: eres un padre que se frustra y castigas a tus hijos durante largos períodos de tiempo para que el castigo tenga efecto. Personalmente, creo que es un error.

Si castigas a tu hijo, no le estás enseñando lo que debe aprender. Pero si lo castigas hasta que logre ciertas cosas, puedes aumentar considerablemente la efectividad de la consecuencia. El castigo debe de estar orientado a las tareas, y no al tiempo.

Si tu hijo pierde el privilegio del videojuego durante 24 horas, debería estar haciendo algo dentro de ese plazo que lo ayude a mejorar su comportamiento.

Simplemente quitarle el videojuego durante una semana, le enseñará a esperar a que el tiempo pase para volver a usarlo. NO le enseña a comportarse mejor.

Piensa en lo siguiente, si lo castigas por 30 días y luego hace algo mal mañana, ¿qué vas a hacer? ¿Lo castigó por 40 días? No es efectivo ese punto, porque tú mismo no vas a mantener el castigo por ese periodo de tiempo.

Pero, si lo castigas por 24 horas, si se porta mal más tarde en la semana, puedes hacerlo nuevamente. Nuevamente, queremos que las consecuencias sean experiencias de aprendizaje.

Recuerda, quieres que el objetivo sea un mejor comportamiento.
    7.    Interésate en el interés propio de tu hijo: es importante aprender a hablarlecon preguntas de manera que sean del interés propio de tu hijo. Por ejemplo, podrías preguntar:

¿Qué vas a hacer la próxima vez que pienses que tu papá es injusto porque no quiere que te metas en problemas?

En otras palabras, estás tratando de atraer su propio interés y a la vez hacerlo pensar. Si tu hijo es un adolescente, no le importará cómo se siente su papá. Los adolescentes con frecuencia están muy separados de los sentimientos de los demás, particularmente de sus padres.

Es posible que se sientan culpables y digan que lo sienten más tarde, pero verá que el comportamiento vuelve a ocurrir. Entonces aprende a apelar a su propio interés y hazle la pregunta:

¿Qué puedes hacer para no tener problemas la próxima vez?

Hazlo ver que le conviene es y le puedes decir:

"Entiende, si vas a hablar mal con tu hermana o maldecirla, las cosas solo van a empeorar para ti, y no van a mejorar. Sé que quieres conservar tu teléfono, así que piensa para que puedas hacerlo".

    8.    ¿Cómo puedes saber si una consecuencia está funcionando?: los padres a menudo me dicen: "Mi hijo actúa como si no le importara. Entonces, ¿cómo sé si la consecuencia que le estoy dando realmente está funcionando?"

Siempre les digo: Es simple: sabrás que está funcionando mientras te aseguras que  sea responsable. La rendición de cuentas le brinda la mejor oportunidad de cambio.

Piensa cuando un oficial de policía da la multa por exceso de velocidad. ¿Crees realmente que un solo boleto de exceso de velocidad, asegurará que el conductor nunca vuelva a acelerar la velocidad? Por supuesto que no.

Pero, el oficial sabe que si hace responsable al conductor cada vez, incluso los peores delincuentes eventualmente aprenderán la lección.

    9.    Algunas cosas nunca deben usarse como consecuencia: En mi opinión, hay ciertas cosas que nunca se deben de quitar a los niños. Por ejemplo, nunca debe prohibir a su hijo que vaya al baile de graduación. Este evento es muy importante para tu hijo.

Personalmente, creo que no se deben eliminar logros importantes en su vida. Tu hijo no va a aprender nada de esa experiencia. Él solo va a estar amargado.

También creo que los deportes no deben ser eliminados. No tengo ningún problema con que los niños pierdan una práctica si eso es parte de una consecuencia, pero eliminar el deporte por completo no es una buena idea.

    10. No muestres odio o disgusto: cuando le des consecuencias a tus hijos, se consistente y firme, pero no muestre odio o disgusto.

En mi opinión, nunca debes de ser sarcástico con tu hijo porque está hiriendo. Lo que estás tratando de hacer es criar a alguien que pueda funcionar, no que alguien que sienta que te decepciona constantemente.

Es muy importante dar forma a tu comportamiento para que tu hijo sepa que no estás tomando sus errores personalmente.
Recuerda, la expresión de tu rostro y el tono de tu voz le comunican mucho más a tu hijo que tus palabras. La consideración positiva es fundamental para transmitir su mensaje.

Algo Para Pensar

Creo que es importante recordar que la vida es realmente una lucha para muchos niños. Hay una tremenda presión sobre los niños y adolescentes para que se comporten bien hoy en día.
Déjanos un comentario, así ayudaras a otros padres.


0 comentarios:

Publicar un comentario