¿SABES PORQUE TE MIENTEN TUS HIJOS? Como Lidiar Con Las Mentiras De Niños y Adolescentes


¿Sabes Porque Te Mienten Tus Hijos?

¿Te has sentido traicionado, herido, enojado o frustrado cuando tu hijo te miente?

La verdad es que mentir es un problema de comportamiento normal infantil. Por supuesto que tienes que abordar el problema, pero para los niños no es un defecto de carácter y no es un problema de moralidad.

Sin embargo, para resolver un problema, tus hijos mienten y en vez de solucionar su problema subyacente, tu hijo te miente al respecto. Por ejemplo, si tu hijo no completó la tarea, resuelve ese problema mintiéndote y te dice que la hizo.

Si tu hijo no llega a casa antes a la hora debida, te miente con una excusa o te dice dónde estaba o con quién estaba. Cuando tu hijo te miente, lo hace para evitar consecuencias en vez de enfrentarlas.

Yo creo que los niños mienten porque no saben cómo resolver problemas y por miedo a las consecuencias. Nuestro trabajo como padres, es enseñarles a nuestros hijos cómo resolver esos problemas de manera más constructiva. A veces eso significa abordar la mentira directamente. Pero otras veces significa abordar el comportamiento subyacente que hizo que la mentira parezca necesaria.

En esta lección te explico las diversas razones por las cuales los niños mienten y cómo manejar situaciones específicas de mentiras.

Los niños mienten para evitar problemas

Frecuentemente, los niños mienten para evitar problemas. Digamos que se han metido en un aprieto porque hicieron algo que no deberían haber hecho, como romper una regla o no hicieron sus quehaceres. Si no tienen otra salida, en lugar de sufrir las consecuencias, mienten para evitar meterse en problemas.

En mi opinión, debes de tomarte el tiempo y decirle que necesitas hablar con ellos en un lugar separado y asilado para que otros no oigan la conversación. Le preguntas, enfatizo, “le preguntas”, ¿Qué te previno no terminar tu quehacer? Permaneces callado hasta que te conteste y no importa lo que conteste, le preguntas, ¿crees que eso es aceptable?  Y de nuevo permaneces callado hasta que te conteste.

“Cuando te conteste tu hijo, ya sabrás como proseguir con la situación”

Los niños mienten para separarse de sus padres

Al estar creciendo, los niños usan la mentira para mantener su vida separada de sus padres, por la forma como los padres los tratan o por vergüenza de cómo actúan. A esto se le llama individuación y es bastante normal.

Por otra parte, los niños inventan mentiras innecesarias sobre cosas que parecen triviales. Y, por supuesto, también mienten cuando piensan que las reglas de la casa son demasiado estrictas y deciden desobedecerlas. Fíjate en el siguiente ejemplo:

Supongamos que a tu hija de 16 años no le permites usar maquillaje, pero todas sus amigas usan maquillaje. Un día te das cuenta que ella lo usa afuera de la casa y te miente al respecto. ¿Qué harías? ¿Cómo tratarías esta situación?

Debes de entender que tus hijos te mienten para que creas que siguen tus reglas y poder hacer cosas típicas de una niña adolescente.

Los niños mienten para establecer identidad

Tus hijos te mentirán para establecer una identidad, no importa si es falsa.
Esto se puede usar para impresionar a sus compañeros, tal vez en respuesta a la presión de grupo. También es posible que tu hijo le mienta a sus compañeros sobre las cosas que dice que ha hecho (que no ha hecho) para que parecer más impresionante. Esto no es raro y has de conocer adultos que todavía lo hacen de una forma u otra.

Los niños mienten para llamar la atención

Cuando tu hijo es pequeño y sus mentiras son irrelevantes, su comportamiento puede ser su forma de llamar la atención. Esto es normal.

Los niños más pequeños también inventan historias durante el juego imaginativo. Comprende que esto no es mentira, sino más bien una manera de que ellos utilizan su imaginación y esto es un comienzo a darle sentido al mundo que los rodea.

Entonces, cuando tu hijo pequeño dice: "Mami, acabo de ver a Santa volar por la ventana", creo que es muy diferente de un niño mayor que dice: "Terminé mi tarea", cuando él no lo ha hecho.

Los niños mienten para evitar dañar los sentimientos de los demás

En algún momento, la mayoría de las personas aprenden a no decir la verdad para no herir los sentimientos de otras personas. Por ejemplo, si alguien te pregunta si te gustan sus zapatos nuevos y no te gustan, le podrías decir: "Oye, te quedan geniales" en lugar de ser completamente honestos.

Pero los niños no tienen la misma sofisticación que los adultos, por lo que a menudo les resulta más cómodo mentir. Este tipo de mentira es un primer paso para aprender a decir algo con más cuidado.

De hecho, les enseñamos a nuestros hijos a mentir cuando decimos: "Dile a la abuela que te gusta el regalo, si le dices que no, puedes lastimar sus sentimientos".

Tenemos una razón justificable: no queremos herir los sentimientos de alguien que se ha esforzado a ayudarnos. Sin embargo, todavía estamos enseñándoles a nuestros hijos cómo evitar la verdad. Y de nuevo, esto es normal.

Mentir en los niños no suele ser un problema moral

Yo pienso que cuando los niños mienten sea un problema moral, pero depende de la edad. Por lo tanto, creo que es imperativo no tomarlo personalmente si tu hijo te miente.

De hecho, la mayoría de los niños no mienten para lastimar a sus padres. Mienten para evitar una consecuencia. La parte importante para ti como padre, es abordar el comportamiento detrás de la mentira. Si lo tomas personalmente, probablemente estés enojado y molesto y es probable que no estés enfocando con el comportamiento que lo condujo a la mentira.

Un ejemplo: Digamos que tu hijo no hizo su tarea, pero él te dijo que sí. Cuando descubres que está mintiendo y lo confrontas, él confiesa y explica que estaba jugando deporte con amigos después de la escuela, y es por eso que no hizo su tarea.

Al darte cuenta, como padre tienes que tomar una decisión sobre dos puntos. O concentras en el hecho de que tu hijo le mintió, o puedes concentrarte en el hecho de que no completó su tarea.

¿Por cuál de las 2 decidieras? Cuando se trata de estas situaciones con tus hijos, tienes que tomar decisiones en el momento o posponer la decisión, ¿Cuál crees que sea mejor?

Te recomiendo que concentres en el comportamiento subyacente, “en el que no completó su tarea”. A medida que tu hijo mejore su comportamiento, la razón por mentir desaparecerá.  De ahí en adelante, no necesitará mentir más.

Al contrario, si reaccionas gritándole a tu hijo sobre la mentira, o porque te sientes traicionado o te faltó el respeto, no podrás hablarle de lo importante y tu hijo se cerrará. Y no podrás lidiar con el problema real de tu hijo asegurándose que termine su tarea.

Ten en cuenta, que al estar tu enojado y frustrado por la mentira de tu hijo, no lo van ayudar a cambiar su comportamiento de no hacer la tarea y ese fue el motivo, que lo hizoa mentir.

Así que mentir no es estrictamente una cuestión moral; es un problema de poder solucionar el problema. Mentir es un problema de falta de habilidades y un problema de evitar consecuencias. Tu hijo no miente porque es inmoral; está mintiendo porque no sabe cómo hacer su tarea a tiempo.

Entiende que la mayoría de los niños saben la diferencia entre lo correcto de lo incorrecto, ese es el motivo cual están mintiendo. No quieren meterse en problemas por lo que han hecho, y están usando la mentira para resolver sus problemas.

Eso significa que nuestros hijos necesitan mejores habilidades para resolver cualquier problema y es importante que empieces ayudarle en su habilidad para resolver cualquier problema. Esto se puede lograr con establecer consecuencias efectivas que ayuda a tu hijo cómo resolverlos.

Elige tus batallas: concéntrate en las mentiras serias

Cundo nos dimos cuenta que nuestros hijos estaban mintiendo, empezamos a separar las mentiras serias, de las no serias. Las mentiras más serias pertenecen al comportamiento inseguro, ilegal o arriesgado.

Así que te recomiendo, que elijas tus batallas y te concentres en las mentiras serias.
Por ejemplo, escuchaste a tu hija decirle a su amiga: "Oh, me gusta ese vestido", y luego en el auto, le dice: "No me gustó ese vestido".  Puedes decidir hablar con tu hijo sobre esta contradicción, o puedes abordarlo, si no ocurre frecuentemente.

Pero si mienten sobre algo arriesgado, ilegal o inseguro, debes abordarlo inmediatamente. Pero si se trata de conductas sexuales riesgosas, drogas u otras actividades dañinas, es posible que debas buscar ayuda de un profesional.

Así que elige tus batallas y concéntrese en lo que es importante.

Qué hacer si atrapas a su hijo en una mentira

Si atrapa a tu hijo en una mentira seria, te recomiendo que no reacciones de inmediato. En cambio, envíelo a su habitación para que pueda calmarse. Habla con tu pareja o un amigo o familiar de confianza y elabora un plan. Esto te da tiempo para pensar en cómo manejar la situación.

Recuerda, cuando respondes inmediatamente sin pensar, te puedes arrepentir por tu reacción inefectiva. Así que date un poco de tiempo para planear como tratar la situación.

Al hablarle, no discutas con tu hijo sobre la mentira. Solo menciónale lo que viste y lo que fue obvio. Puede ser posible que sepas la cual fue la razón de la mentira, pero eventualmente, tu hijo podría ponerte al tanto. Nuevamente, indícale los comportamientos que viste.

Ser específico sobre el comportamiento mentiroso

Cuando hables con tu hijo, debes ser específico sobre lo que viste y cuáles son los problemas. Expresa tus intenciones con calma y de manera práctica:

Puedes mencionarle: “Si continuas mintiendo sobre la tarea, esta será la consecuencia”. ¿Recuerdas cuál es la consecuencia cuando te sales en la noche sin permiso?

Recuerda, tiene que ser una consecuencia que vas ejecutar. También mantén tu mensaje simple y entendible por tu hijo. Concéntrate en el comportamiento y pregúntale, ¿Qué ocurrió que hizo necesario mentir?  

Lo importante es que quieres identificar el problema por el que tu hijo estaba pasando, para saber porque te mintió.

Sé directo y específico. La intervención en sí misma debe ser rápida y directa. No lo aturdas con un dialogo largo, porque no te va a poner atención. Especialmente si ya pasaron por lo mismo anteriormente.

Tómate el tiempo para escuchar a tu hijo

Cuando tu hijo está tratando de resolver un problema, es probable que el cree que mintiendo sea la solución. Asegúrate de preguntarle, que es lo que le está ocurriendo. Permite que te explique, escuchándolo.

Inicialmente es probable que tu hijo no esté listo en compartir lo que le pasa.
Puede que no esté lista para hablar contigo sobre esto inicialmente. Por lo tanto, mantente abierto a escuchar cuál es el problema de tu hijo. Es importante darle confianza para que se abra contigo.

Pero si tu hijo no está listo, no lo presiones. En cambio, simplemente reitérale que estás dispuesto a escucharlo cuando quiera hablar. La clave es ser paciente.

Una palabra sobre el pensamiento mágico

Ten en cuenta que los niños y adolescentes son propensos a participar en pensamientos mágicos. Esto quiere decir que tu hijo tiene pensamientos mágicos, cuando se convence de que sus mentiras son ciertas. Esto se da porque tu hijo no quiere creer que es un mentiroso.

Por ejemplo, cuando a un niño lo cachan fumando en la escuela y dice, "No, yo no estaba fumando", aunque el humo todavía está en el aire. Ese es un pensamiento mágico. Lo interesante es que cuando eres niño, crees que mágicamente, si sigues mintiendo una y otra vez, será verdad.

Además, si su hijo cree que le creíste algunas mentiras, comenzará a pensar que siempre le van a creer. Lo peor es que sus mentiras son más frecuentes y absurdas.

Pero es tu trabajo como padre decirle a tu hijo de manera práctica lo que tu siente sobre su mentira. Reconoce la mentira, pero da la consecuencia por el comportamiento, no por la mentira.

Conclusión

Entiende que la mayoría de los niños no van a mentir para siempre.

Por lo general, los niños no mienten arbitrariamente; tienen una razón por lo cual lo hacen,  no importa si está equivocada la razón. Tu hijo sabe lo correcto de lo incorrecto, pero simplemente a veces elige mentir.

Solo recuerda, que tu hijo está tratando de resolver un problema de manera ineficaz. Nuestro trabajo es enseñarles formas apropiadas y efectivas para resolver problemas y entrenarlos durante estos años confusos. Con el tiempo, pueden aprender a hacerlo sin mentir.


0 comentarios:

Publicar un comentario