COMO DEJAR DE PREOCUPARTE POR TUS HIJOS


“Es Imposible De Proteger A Tus Hijos Las 24 Horas Al Día”                                                                    
¿Te has dado cuenta que te preocupas por todo cuando se trata de tus hijos?

Por ejemplo, te preocupas porque no te hacen caso, porque no empezaron a hacer la tarea, porque se van a caer del sillón, te preocupas porque se pueden enfermar, te preocupas porque andan de novio, simplemente te preocupas de todo.

Mejor pon las cosas en perspectiva

Piensa en lo siguiente, “El 100 por ciento del tiempo, la preocupación siempre está arraigada en el miedo” y lo interesante es, "La preocupación es casi un desperdicio de tu energía. Las cosas que más nos preocupan, probablemente no van a ocurrir"

Ahora, en lugar de centrarte en lo que pasa, te sugiero que te des cuenta de que muchos problemas son temporales y que la vida de tu hijo es realmente un viaje largo, en lugar de una serie de pequeños eventos.

Mira lo que pasa, cuando te preocupas de tus hijos, “No puedes prevenir que les pase algo, porque no estas con ellos las 24 horas del día” Y lo único que te sucede, es estresarte sin que sea necesario y el estrés no es bueno para tu salud.

Entiende lo siguiente, “No puedes prevenir que les pase algo a tus hijos, porque no estas con ellos las 24 horas del día” Y lo único que te sucede, es estresarte sin que sea necesario y el estrés ya sabes que no es bueno para tu salud.

Te comparto 8 acciones que te pueden ayudar evitar preocuparte:
Piensa por un segundo, ¿Qué si no pasa lo que creo?: antes de pensar que algo le puede pasar a tus hijos, pregúntate, ¿Qué tan seguro estoy que les pase algo a mis hijos? Nunca podemos creer en la posibilidad de que un evento negativo pueda ocurrir en el futuro. Así como puede pasar, también no puede pasar, entonces deja de preocuparse.

Toma acción: para que tu preocupación disminuya, toma control de lo que te preocupa. Puedes resolver tu preocupación al tener un plan o estrategia para abordar el problema antes de que ocurra. La clave es identificar cuál es realmente el problema que te preocupa y cómo puedes cambiarlo.

No reacciones, espera: lo que tú crees que pueda ser un problema real, muy a menudo, no son reales y desaparecen. Antes de preocuparte, necesitas esperar para ver si es real el problema y no reaccionar. Los problemas reales no desaparecen, por eso tienes que pausar y pensar para poder lidiar con lo que se presenta.

“Muchas veces la solución que buscas, llega a último momento”

Respirar, meditar o relajarte: cuando estás estresado, es menos probable que encuentres la mejor solución. Toma 5 minutos piensa y medita, porque no podrás dejar de preocuparte si estás físicamente y mentalmente en un estado de estrés.

Abandona el control: no siempre puedes rescatar a tus hijos del problema. A veces no hay una solución clara o simplemente necesita permitir que tu hijo, lo solucione por sí mismo.

Desconéctate: deja de ver noticias en la televisión que sean negativas como secuestros, escándalos de familia, o abuso sexual. Limita la cantidad de medios que consumes diariamente y estarás menos estresado o preocupado.

Ejercicio: el ejercicio no sólo libera tensión, sino que también interrumpe los pensamientos negativos que son repetitivos. Cuando caminas te enfocas en el ejercicio y no en las preocupaciones y pensamientos que pasan por tu mente.

Busca apoyo: si eres mama, busca hablar con amigos y si eres papa busca amigas. Su experiencia y su punto de vista, te pueden ayudar.

Ahora te comparto mi secreto de como evité preocuparme por mis hijos, y es el siguiente: me preguntaba, ¿Qué es lo peor que les puede pasar a mis hijos? Y luego me preguntaba, ¿Qué si no les pasa nada?

Piensa en lo siguiente: en vez de preocuparte por lo que les va a pasar a tus hijos, piensa lo que van a aprender cuando intenten las cosas. Y por otra parte necesitas permitir que tu hijo solucione por sí mismo el dilema en el que se encuentra.

Otro punto que te ayudará, es enseñar a tu hijo a que sea una persona independiente.

Te comparto como pensaba para no preocuparme de mis hijos, “Para mí, la satisfacción de ser padre, no fue en enfocar en lo que les podía pasar a mis hijos, sino en las personas en las que se estaban convirtiendo”   

Finalmente te doy este consejo:

Deja de preocuparte en lo que les puede pasar a tus hijos y disfruta en las personas que quieres se sean en el futuro.
www.MentorParaTusHijos.com

0 comentarios:

Publicar un comentario